vendredi 8 décembre 2017

120- Protección de las plantas -6- Sentir el cambio en el viento

GLIFOSATO: SENTIR EL CAMBIO EN EL VIENTO

En plena polémica en toda la unión europea después de la re-autorización del glifosato para 5 años, una pequeña sociedad francesa aprovecha la confusión general para hacerse su publicidad.

Imagen: personal

Explica que dispone de una alternativa ecológica al glifosato, pero que su comercialización se queda bloqueada por la administración.
Comunica ampliamente en las redes sociales (con la ayuda de sus apoyos y/o de los lobbies medioambientalistas) artículos diciendo a todos que su producto existe, que es de una eficacia demostrada, pero que la administración, desde 4 años, bloquea el dosier sin motivo. Se presenta como víctima de una situación dejando pensar que la administración se encuentra bajo influencia.
Y funciona. Desde varias semanas, ha conseguido artículos en muchos periódicos, incluso los más serios, pasa en la televisión, incluso fuera de Francia. Una publicidad bien organizada, y por lo que se ve, eficaz.
A continuación algunos links franceses. Existen muchos más.

La administración encargada del dosier, la ANSES (Agencia nacional de seguridad sanitaria de la alimentación, del medioambiente y del trabajo), probablemente harta de verse atacada por todas partes, acaba de publicar un comunicado en el que precisa la situación.



Indica especialmente que, si es verdad que el dosier no avanza, es falso pensar que la administración es responsable. En realidad, dicha sociedad es la única responsable de no haber entregado a la administración competente los elementos necesarios, y de no haber pagado las tasas correspondientes.

“En mismo momento de la recepción del dosier, hemos visto que la mayoría de los elementos necesarios faltaban, incluido el formulario de petición administrativa Cerfa, que indica entre otras cosas las características del producto y sus usos previstos, así como por ejemplo:
-       La composición integral (las sustancias activas que entran en la composición deben haber sido previamente sido aprobadas a nivel europeo),
-       Los ensayos y estudios que permiten evaluar la eficacia del producto, y su impacto sobre la salud y el medioambiente,
-       El proyecto de etiqueta del producto.
El pago de la tasa de tratamiento del dosier (tasa reducida a 2.000 € en vez de 40.000 €, ya que se trata de un producto de biocontrol) tampoco ha sido realizado.”

Está claro que un producto de biocontrol, es decir un pesticida ecológico, debe seguir un camino claro y preciso para poder ser homologado. Es una excelente cosa.
El postulado que dice que todo lo que es natural es bueno es frecuentemente contradicho por la realidad.


Podemos indicar por ejemplo
-       La nicotina, extracta del tabaco, todavía empleada en muchos países como insecticida ecológico a pesar de ser directamente responsable de millones de muertes al año,
-       El arsénico, mineral natural cuya toxicidad está más de demostrada, empleado como fungicida (arseniato de sodio) en los viñedos hasta el 2001, y combinado con plomo (arseniato de plomo), otro mineral natural cuya toxicidad es muy conocida, que ha sido ampliamente empleado como insecticida por ejemplo contra el escarabajo de la patata hasta el 1971,
-       El aceite de neem, extracto vegetal del árbol de neem, mezcla compleja de sustancias naturales, autorizada en el mundo entero como insecticida ecológico, y disruptor endocrino comprobado,
-       Las piretrinas naturales, extractas de determinadas plantas, insecticidas naturales muy polivalentes, muy ampliamente empleados incluso en los insecticidas domésticos, muy toxicas para la fauna acuática, y perturbador de las conexiones nerviosas (neurotóxico),
-       El cobre, primer pesticida en la historia de la agricultura moderna, fungicida y bacteriostático reconocido, muy ampliamente empleado en agricultura, tanto convencional como ecológica, a pesar de su estatuto de metal pesado y de contaminante conocido de los suelos y las aguas.
-       También podríamos hablar de numerosas sustancias naturales, conocidas desde siglos, como la cicuta, el veneno de serpiente o de escorpión, el cornezuelo del centeno, el curare, y un largo etc. Me he limitado a describir algunas sustancias naturales conocidas por su uso como pesticida.


Parece evidente que la sociedad en cuestión se ha lanzado en una comunicación perfectamente deshonesta, intentando hacer avanzar su dosier gracias a la presión de la sociedad civil, la misma que ha conseguido hacer explotar el dosier del glifosato, que sin embargo solo se apoyaba al principio en pobres suposiciones.

Encontraras todos los detalles sobre el producto y sus trámites en el artículo (en francés) de mi compañero Seppi en el link http://seppi.over-blog.com/2017/12/osmobio-le-successeur-du-glyphosate-serait-la.vraiment.html?utm_source=_ob_email&utm_medium=_ob_notification&utm_campaign=_ob_pushmail

Esta estupenda empresa ha probablemente pensado que si el glifosato estuvo a punto de desaparecer sobre la base de un dosier totalmente trucado y manipulado, ¿por qué su producto no podría conseguir la homologación, sin dosier?
Ya es obvio, para todos los que todavía lo dudaban, que las redes sociales son actualmente el arma de manipulación y de propaganda la más poderosa y efectiva que exista.

El patrón de esta pequeña empresa por otra parte declaro no emplear productos químicos que “destruyen la biodiversidad”. Como lo indica Seppi, su producto procede de la química natural. Pues se trata de un producto químico. Y ya que es un herbicida, su papel es ante cualquier otra cosa de destruir la biodiversidad a través de la eliminación de las hierbas molestas. En el caso d los pesticidas, y en el aspecto de la biodiversidad, sintético y natural, es lo mismo.
También me parece bueno recordar que por esencia, la agricultura lucha contra la biodiversidad, incluso en sus formas más respetuosas como la permacultura.


A partir del momento que el agricultor siembra un campo con una solo especie, con o sin arado, con o sin pesticidas, sea cual sea el método de producción y sea cual sea la superficie del campo en cuestión, perturba la biodiversidad.
Es lo mismo en un jardín. ¿Quieres que tu jardín no perturbe la biodiversidad?
Déjalo abierto y de barbecho.

Pero cuidado, la petición de homologación se refiere a un “herbicida total de las zonas no agrícolas”, es decir de para vía férreas y carreteras, pero no para la agricultura, tampoco para los jardines.
Ya está tomando un aire de falsa noticia y de manipulación.

Listillo.
Este empresario emplea toda la retórica ecologista, pero solo se olvida decir el detalle de las cosas. La mentira por omisión está en auge, hoy por hoy.

Sin embargo es tranquilizador constatar que la legislación evoluciona sobre la problemática de los pesticidas ecológicos. Es que hasta hace muy poco, las exigencias eran muy superficiales para la autorización de comercialización y de uso de los pesticidas ecológicos, dejando sitio a un vacío reglamentario dando lugar a numerosos abusos, siempre con pretexto que “es natural”.
Una sustancia natural, para poder ser utilizada en futuros alimentos, ahora tiene que demostrar, por supuesto su eficacia, pero también su inocuidad tanto sobre el medioambiente como sobre la salud.

Se observa la misma tendencia con las preparaciones a base de plantas, como el purín de ortigas por ejemplo, que deben ahora demostrar su inocuidad, lo que no es del gusto de todos. (Artículo en francés, que habla de lo mismo, para otra empresa de pesticidas ecológicos).


El principio de precaución, si se aplica a sustancias sintéticas, debe ser aplicado exactamente de la misma manera y en las mismas proporciones a las sustancias naturales. Que nadie crea que estoy defendiendo el principio de precaución, lo considero una gangrena de nuestra sociedad moderna, por el freno al progreso que representa, a menudo sin real justificación. Esta utilizado con excesiva frecuencia. No se puede actuar de cualquier manera pero no es un motivo para paralizar todos los avances.

Dicho esto, si este producto es bueno y si, como la sociedad que lo fabrica lo afirma, respecta el medioambiente, el usuario y el consumidor, entonces sinceramente, como agricultor utilizador (razonable y moderado) del glifosato, me alegro de la llegada de esta alternativa.
Aún hace falta que dicha sociedad haga lo necesario para que pueda ser homologado. Ya ha presentado una patente en Canadá, en estados Unidos, en Europa, y una patente internacional sobre su fórmula. Nos demuestra que espera venderla, y mucho, para ganar mucho dinero.

Al inicio de cualquier empresa con ánimo de lucro, lo que obviamente es el caso de esta, existe la noción de inversión, es decir de un consumo inicial de fondos destinados a ser rentabilizados por las futuras ventas del producto. La patente forma evidentemente parte de las inversiones, pero el dosier de registro también.

Pues estimado señor, haga la inversión necesaria para que su producto pueda ser registrado. Entonces estaré feliz de poder emplearlo, pero solo en las zonas no agrícolas, salvo que usted haga lo necesario para que este producto pueda ser empleado en los cultivos.
Salvo, obviamente, si su toxicidad, sus residuos o los riesgos que presenta para la salud o el medioambiente impidan su homologación, o su eventual extensión de uso a los cultivos.

A pesar de ser un producto natural…

Imagen: https://static.actu.fr/uploads/2017/11/Osmobio-2-854x569.jpg